La mágica historia de una vuelta infinita

Un taller pequeño que alberga giros, piruetas y volteretas, en pleno centro histórico, podrían considerarlo como una edificación vieja, cuyos cimientos recuerdan el paso de los años. Pero no, nadie puede hablar mal de aquel lugar, de ese pequeño refugio de sueños, juegos, pero por sobre todo, un lugar donde lo tradicional aún se respira…